Las mandíbulas de los murciélagos evolucionaron en formas y tamaños muy divergentes

batteeth.png1

No lo saben, pero los pinzones de Charles Darwin cambiaron el mundo. Estas especies estrechamente relacionadas, nativas de las Islas Galápagos, tienen un pico de forma única que coincide con su dieta preferida. El estudio de estas aves ayudó a Darwin a desarrollar la teoría de la evolución por selección natural.

Un grupo de murciélagos tiene una historia evolutiva similar y más amplia que contar. Hay más de 200 especies de murciélagos noctilionoides, la mayoría en los trópicos americanos. Y a pesar de ser parientes cercanos, sus mandíbulas evolucionaron en formas y tamaños muy divergentes para explotar diferentes fuentes de alimento.

Ahora, un artículo publicado en Naturaleza Comunicaciones muestra que esas adaptaciones incluyen modificaciones dramáticas, pero también consistentes, en el número, el tamaño, la forma y la posición de los dientes. Por ejemplo, los murciélagos con hocicos cortos carecen de ciertos dientes, presumiblemente debido a la falta de espacio. Las especies con mandíbulas más largas tienen espacio para más dientes y, al igual que los humanos, su complemento dental total está más cerca de lo que tenía el ancestro de los mamíferos placentarios.

Especies de noctilionoides

Según el equipo de investigación respaldado por la Fundación Nacional de Ciencias de EE. UU., la comparación de especies de noctilionoides puede revelar mucho sobre cómo evolucionaron y se desarrollaron los rostros de los mamíferos, en particular las mandíbulas y los dientes. Y como beneficio adicional, también pueden responder algunas preguntas pendientes sobre cómo se forman y crecen nuestros propios blancos nacarados.

«Los murciélagos tienen los cuatro tipos de dientes (incisivos, caninos, premolares y molares) al igual que nosotros», dijo la coautora Sharlene Santana, una Universidad de Washington biólogo. «Y los murciélagos noctilionoides desarrollaron una gran diversidad de dietas en tan solo 25 millones de años, que es un período de tiempo muy corto para que ocurran estas adaptaciones».

Frenesí de adaptación dietética

Los científicos no saben qué desencadenó este frenesí de adaptación dietética en los murciélagos noctilionoides. Pero hoy en día, diferentes especies de noctilionoides se alimentan de insectos, frutas, néctar, peces e incluso sangre, ya que este grupo también incluye a los infames murciélagos vampiros.

El equipo utilizó tomografías computarizadas y otros métodos para analizar las formas y tamaños de mandíbulas, premolares y molares en más de 100 especies de noctilionoides. Los murciélagos incluían especímenes de museo y un número limitado de murciélagos silvestres capturados con fines de estudio. Los investigadores compararon los tamaños relativos de los dientes y otras características craneales entre especies con diferentes tipos de dietas, y utilizaron modelos matemáticos para determinar cómo se generan esas diferencias durante el desarrollo.

El equipo descubrió que en los murciélagos noctilionoides, ciertas «reglas de desarrollo» hacían que generaran la variedad correcta de dientes para encajar en sus sonrisas formadas por la dieta. Por ejemplo, los murciélagos con mandíbulas largas, como los que se alimentan de néctar, o mandíbulas intermedias, como muchos insectos, tendían a tener el complemento habitual de tres premolares y tres molares a cada lado de la mandíbula. Pero los murciélagos con mandíbulas cortas, incluidos la mayoría de los murciélagos frugívoros, tendían a deshacerse del premolar medio o del molar posterior, si no de ambos.

Murciélagos de cara corta

Tener una mandíbula más corta también puede explicar por qué muchos murciélagos de cara corta también tienden a tener molares frontales más anchos.

«Estos investigadores están aprendiendo información valiosa sobre cómo se desarrollan los dientes y cómo ha cambiado el desarrollo de los dientes en diferentes especies de murciélagos», dijo Anna Allen, directora del programa en la División de Sistemas Integrativos de Organismos de la NSF. «Este estudio demuestra que la investigación básica en animales menos estudiados puede responder a preguntas más amplias que son aplicables a los humanos y a cómo se desarrollan los humanos».

Paco Gil
admin@pacogil.me | Web | + posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

close

¿Te ha gustado este blog? Por favor, corre la voz :)