Unboxing Homo Sapiens

homo sapiens mas antiguo de la historia 1

Homo Sapiens

Dentro del Orden Primates se ubican los hominoideos o
grandes simios. Por evidencia genética, se sabe que los chimpancés y seres
humanos divergimos de un ancestro común hace aproximadamente unos 6 millones de
años. Muchas especies evolucionaron en la rama que nos incluye a los Homo
sapiens, aunque somos nosotros los únicos sobrevivientes en la actualidad.

Nuestro género Homo, apareció por primera vez hace unos
2.5 o 3 millones de años. Si bien durante mucho tiempo se consideró a Homo
habilis como el más antiguo del género, en 2010 fue encontrada una nueva
especie, llamada Homo gautengensis que podría ser más antigua.

Homo identifica no solo al hombre moderno, sino a todos
sus parientes ya extintos:

Homo rudolfensis: especie que también habitó África en el
Pleistoceno inferior. Su nombre se debe a que sus fósiles fueron hallados a
orillas del Lago Turkana (Kenia), antes conocido como lago Rudolf. Las
diferencias morfológicas con el Homo habilis lo sitúan como una especie totalmente
diferente.

Homo naledi: una especie que se cree habitó por el mismo
tiempo, pero no hay consenso sobre esto dado que la datación brinda fechas más
recientes. Su nombre proviene de una lengua africana que significa estrella.

Homo gautengensis: otra especie que se cree habitó por el
mismo tiempo que los anteriores, pero con diferencias morfológicas con
aquellos. Su nombre se debe a que fue hallado en Gauteng, una de las nueve
provincias de Sudáfrica.

Homo ergaster: también conocido como Homo erectus
africano. Se cree que fue la primera especie en lograr la regulación de la
respiración para producir sonidos complejos. En otras palabras, pudo ser capaz
de articular un lenguaje. Su nombre significa hombre trabajador, y se lo utiliza
por la confección de utensilios mucho más elaborados que los del Homo habilis.

Homo georgicus: especie denominada por su hallazgo en
Dmanisi, República de Georgia. Se lo considera una especie intermedia entre el
Homo habilis y el Homo erectus, pero relacionada con el Homo ergaster pues ha
quedado establecida su condición de cazador.

Homo erectus: su nombre significa hombre erguido. También
vivió a mediados del pleistoceno y poseía mayores habilidades que los
anteriores. Otra de sus características es que presentaban mayores variaciones
de fisonomía entre machos y hembras.

Homo antecesor: se trata de la especie más antigua de
Europa que vivió hace unos 900.000 años. Su nombre hace referencia a su
carácter de explorador y migrante.

Homo cepranensis: también llamado hombre de Ceprano, dado
que fue hallado en la localidad italiana con ese nombre. Los estudios
demuestran que su capacidad craneana era mayor que la del Homo ergaster y el
Homo erectus.

Homo floresiensis: conocido como el hombre de Flores, ya
que esta especie fue hallada en la isla indonesia de Flores. Algunos lo apodan
Hobbit, a causa de su bajísima estatura.

Homo heidelbergensis: otra especie que debe su nombre a
la localidad donde fue hallado. En este caso, Heidelberg (Alemania). Se cree
que es la primera especie en tener la capacidad de pensamiento simbólico, es
decir, capacidad para transmitir información de una persona a otra.

Los resultados de un análisis genómico acercan más aún a los neandertales y al Homo sapiens

Homo neanderthalensis: más conocido como hombre de
Neandertal, vivió hacia el final del pleistoceno. Su nombre también se refiere
al sitio donde fue hallado, en este caso, en el valle de Neander, cerca de
Düsseldorf, Alemania.

Homo rhodesiensis: hallado en la actual Zambia, antes
llamada Rhodesia del Norte. Se cree que es una especie intermedia entre el Homo
neanderthalensis y el Homo sapiens.

Homo helmei: hallado en Florisbad, Sudáfrica. Clasificado
como un Homo sapiens arcaico, la designación helmei parece estar asociada al
nombre del financista que posibilitó su hallazgo.

Homo tsa ichangensis: más conocido como Penghu 1, recibió
entidad como especie independiente debido a sus características únicas. Vale
mencionar que hasta el momento solo se ha hallado una mandíbula inferior
incompleta.

Por último, hay dos especies a las cuales no se le ha
asignado un nombre definitivo. Los fósiles hallados las identifican, por el
momento, como el hombre de Denisova, por estar situados en las cuevas de
Denisova, en Siberia. La otra, es llamada hombre de la cueva de los ciervos
literalmente por ser la descripción exacta de donde fue encontrado en China.

Todas estas especies están extintas actualmente. Y todas
han sido parte, de una forma directa o indirecta, del proceso evolutivo que le
dio forma a nuestra propia especie: el homo sapiens.

Comparados con los australopitecinos, los especímenes del
género Homo habilis presentan más características cercanas a los seres humanos
modernos. Por ejemplo, su mandíbula era menos prognática  y poseía un cerebro de mayor tamaño. Sin
embargo, Homo habilis aún presenta características de Homini más primitivos,
como brazos proporcionalmente más largos.

Si te preguntas el porqué del nombre, Homo habilis hace
referencia a las herramientas de piedra que se encontraron con sus fósiles, por
lo que lo llamaron «hombre habilidoso».

Luego en el registro fósil aparece el Homo erectus, hace
aproximadamente 1.8 millones de años. Se cree que surgió en África oriental y
fue el primer homínido en migrar fuera de África. Fósiles de Homo erectus han
sido encontrados en India, China, Java y Europa.

El cerebro del fósil de Homo erectus con menor capacidad craneal

El Homo erectus presenta características más cercanas a
los humanos modernos que Homo habilis. Eran más grandes en tamaño, llegando a
medir unos 1.85 metros; su nivel de dimorfismo sexual era menos marcado que en
especies más primitivas y su cerebro era más grande (unos 775 a 1.100
centímetros cúbicos, bastante cerca a los 1.130 – 1.260 centímetros cúbicos de
nuestra especie).

Asimismo, el Homo erectus presenta fosas nasales
dirigidas hacia abajo, más parecidas a las nuestras. Esta característica podría
ser una adaptación a climas más fríos, pues permite un mayor calentamiento del
aire antes que este entre a los pulmones.

Por los restos encontrados, se cree que el Homo erectus
fue el primer homínido en controlar y utilizar el fuego y tener una casa base.
Aparentemente se extinguieron hace unos 50.000 años.

Se cree que nuestra especie evolucionó a partir del Homo
erectus hace unos 500.000 años. De esa época se han encontrado diversos
fósiles, muy cercanos en apariencia al Homo sapiens, pero aún con diferencias
anatómicas, que se denominan humanos arcaicos, y aquí se encuentran agrupados
el Homo neanderthalensis (el famosísimo hombre de Neandertal), el Homo
rhodesiensis, el Homo heidelbergensis y el Homo antecessor.

Estos humanos arcaicos se distinguen de los
anatómicamente modernos por tener un cráneo más grueso, un arco superciliar (el
hueso que se encuentra arriba de nuestras cejas) prominente y una barbilla poco
acentuada. Algunas de estas especies sobrevivieron hasta hace unos 30.000 a 10.000
años, lo que indicaría que convivimos con ellos durante un período.

Se cree que el Homo erectus migró fuera de África hacia
Asia y Europa hace unos 1.5 millones de años, en una primera ola de migración.
Luego, dentro de África, habría emergido el Homo sapiens a partir de las
poblaciones de Homo erectus que se quedaron en África.

El arco y las flechas, una posible ventaja de los humanos modernos frente a los neandertales

Este Homo sapiens emigró fuera del continente hace unos
100.000 años, en una segunda ola migratoria. Esta especie, la nuestra, poco a
poco, reemplazó a las especies humanas arcaicas de descendientes de Homo
erectus que ya estaban asentadas en Asia y Europa.

Actualmente, sólo existimos nosotros, H. sapiens sapiens
como única especie representante de nuestro género. Aparentemente, la
competencia entre poblaciones debido a que ocupábamos el mismo nicho ecológico,
hizo que poco a poco fuésemos aislando y eliminando a las otras especies
humanas con las que convivíamos. A pesar de eso, el análisis genético afirma
que sí existió cruce entre especies, por lo que llevamos en nuestro ADN algunos
genes de estos humanos extintos.

Ya sin competencia directa, Homo sapiens empezó a
explorar y migrar. Una de las características de nuestra especie es la
curiosidad. El querer saber siempre ¿qué hay más allá?, nos llevó a poblar el
mundo entero y desarrollar una gran variedad de ricas culturas.

Sin embargo, no te olvides que a pesar de todas estas
diferencias, todos somos una misma especie que apareció hace muy poco tiempo,
evolutivamente hablando, en la Tierra.

Paco Gil
Divulgador | admin@pacogil.me | Web | + posts

Homo Sapiens interesado por la Ciencia y la Tecnología

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

close

¿Te ha gustado este blog? Por favor, corre la voz :)