Curiosity mantiene la esperanza de encontrar vida en Marte

Curiosity

Curiosity mantiene la esperanza de encontrar vida en Marte

Curiosity es el róver más grande y capaz jamás enviado a Marte. Se lanzó el 26
de noviembre de 2011 y aterrizó en Marte el 5 de agosto de 2012.

Curiosity se propuso responder a la pregunta: ¿Alguna vez
Marte tuvo las condiciones ambientales adecuadas para soportar pequeñas formas
de vida llamadas microbios? Al principio de su misión, las herramientas
científicas de Curiosity encontraron evidencia química y mineral de ambientes
habitables pasados en Marte. Continúa explorando el registro de rocas de una
época en que Marte podría haber sido el hogar de la vida microbiana.

El rover del tamaño de un automóvil es casi tan alto como
un jugador de baloncesto y utiliza un brazo de 7 pies de largo para colocar
herramientas cerca de rocas seleccionadas para el estudio. El gran tamaño de
Curiosity le permite llevar un kit avanzado de 10 instrumentos científicos.
Tiene herramientas que incluyen 17 cámaras, un láser para vaporizar y estudiar
pequeños puntos precisos de rocas a distancia, y un taladro para recolectar
muestras de roca en polvo. Busca rocas especiales que se formaron en el agua y
tienen signos de compuestos orgánicos.

Curiosity lleva los instrumentos más grandes y avanzados
para estudios científicos jamás enviados a la superficie marciana. La historia
del clima marciano y la geología está escrita en la química y la estructura de
las rocas y el suelo. Curiosity lee este registro analizando muestras en polvo
perforadas de rocas. También mide las huellas químicas presentes en diferentes
rocas y suelos para determinar su composición e historia, especialmente sus
interacciones pasadas con el agua.

El Laboratorio Científico de Marte llegó a Marte a través
de innovaciones tecnológicas que probaron un método de aterrizaje completamente
nuevo. La nave espacial descendió en un paracaídas, luego durante los últimos
segundos antes de aterrizar, el sistema de aterrizaje disparó cohetes para
permitirle flotar mientras una correa bajaba a la superficie del Curiosity. El
rover aterrizó sobre sus ruedas, la correa se cortó y el sistema de aterrizaje
voló para aterrizar a una distancia segura.

El rover Curiosity Mars de la NASA: 10 años después de aterrizar

El 5 de agosto, el rover Curiosity de la NASA ha cumplido
11 años en Marte haciendo lo que mejor sabe hacer: estudiar la superficie del
Planeta Rojo. El intrépido bot investigó recientemente un lugar apodado
«Jau» que está marcado con docenas de cráteres de impacto. Los
científicos rara vez han obtenido una vista de cerca de tantos cráteres
marcianos en un solo lugar. Se estima que el más grande es al menos tan largo
como una cancha de baloncesto, aunque la mayoría son mucho más pequeños.

Jau es una parada en boxes en el viaje del rover a las
estribaciones del Monte Sharp, una montaña de 5 kilómetros de altura que estaba
cubierta de lagos, ríos y arroyos hace miles de millones de años. Cada capa de
la montaña se formó en una era diferente del clima antiguo de Marte, y cuanto
más alta es la curiosidad, más aprenden los científicos sobre cómo cambió el
paisaje con el tiempo.

El camino hacia la montaña en los últimos meses requirió
la escalada más ardua que Curiosity haya hecho. Ha habido subidas más empinadas
y terrenos más arriesgados, pero la misión nunca ha enfrentado los desafíos
planteados por esta pendiente: una fuerte pendiente de 23 grados, arena
resbaladiza y rocas del tamaño de una rueda.

Curiosity captura la mañana y la tarde marcianas en una impresionante vista

Curiosity nunca estuvo en peligro mientras subía a Jau:
El equipo no planea nada que pueda dañar el rover y deja de moverse si
encuentra alguna sorpresa. Las paradas inesperadas, conocidas como
«fallas», pueden ocurrir cuando las ruedas se deslizan demasiado o
una rueda se eleva demasiado por una roca grande. En la ruta a Jau, el rover se
encontró en ambos escenarios en varias ocasiones.

Los científicos no están del todo seguros de cómo comenzó
la vida en la Tierra, pero una teoría prevaleciente postula que los ciclos
persistentes de condiciones húmedas y secas en la tierra ayudaron a ensamblar
los complejos bloques de construcción químicos necesarios para la vida
microbiana. Esta es la razón por la cual un mosaico de antiguas grietas de
barro bien conservadas encontradas por el rover Curiosity Mars de la NASA es
tan emocionante para el equipo de la misión.

El rover detectó las grietas de lodo en 2021 después de
perforar una muestra de un objetivo de roca apodado «Pontours», que
se encuentra dentro de una zona de transición entre una capa rica en arcilla y
una más alta que está enriquecida con minerales salados llamados sulfatos.
Mientras que los minerales de arcilla generalmente se forman en el agua, los
sulfatos tienden a formarse a medida que el agua se seca.

Los minerales que prevalecen en cada área reflejan
diferentes épocas en la historia del cráter Gale. La zona de transición entre
ellos ofrece un registro de un período en el que los largos períodos secos se
hicieron frecuentes y los lagos y ríos que una vez llenaron el cráter
comenzaron a retroceder.

El rover Curiosity Mars de la NASA llega a la tan esperada región salada

Aunque el agua es esencial para la vida, se necesita un
equilibrio cuidadoso: ni demasiada agua, ni muy poca. Los tipos de condiciones
que sostienen la vida microbiana, aquellas que permiten un lago de larga
duración, por ejemplo, no son las mismas que las condiciones que los
científicos creen que se requieren para promover reacciones químicas que
podrían conducir a la vida. Un producto clave de esas reacciones químicas son
largas cadenas de moléculas basadas en carbono llamadas polímeros, incluidos
los ácidos nucleicos, moléculas consideradas bloques de construcción químicos
de la vida tal como la conocemos.

Los ciclos húmedo-seco controlan la concentración de
productos químicos que alimentan las reacciones fundamentales que conducen a la
formación de polímeros.

El descubrimiento de las grietas de barro de Pontours
puede, de hecho, haber proporcionado a los científicos su primera oportunidad
de estudiar los restos del caldero de la vida. Las placas tectónicas de la
Tierra reciclan constantemente su superficie, enterrando ejemplos de su
historia prebiótica. Marte no tiene placas tectónicas, por lo que se han
conservado períodos mucho más antiguos de la historia del planeta.

Paco Gil
Divulgador | admin@pacogil.me | Web | + posts

Homo Sapiens interesado por la Ciencia y la Tecnología

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *