NASA: Una jugosa historia de tomates en la Estación Espacial Internacional

wp header logo 56

El cultivo de alimentos a bordo de la Estación Espacial Internacional es una de las muchas investigaciones que han alcanzado la madurez para las misiones de vuelos espaciales de larga duración a la Luna y Marte.

El astronauta de la NASA Frank Rubio compartió recientemente una jugosa historia de dos tomates rebeldes, a los que había perdido el rastro accidentalmente mientras recogía la cosecha para el experimento Sistema de Prueba en Órbita de Raíces Expuestas (XROOTS, por sus siglas en inglés) que llevó a cabo durante su permanencia a bordo de la estación espacial en 2022. El experimento utiliza técnicas hidropónicas y aeropónicas para el cultivo de plantas sin utilización de tierra ni otros medios de cultivo, y podría proporcionar soluciones aptas para los sistemas de cultivo necesarios en las futuras misiones de exploración espacial.

Mientras celebraban el 25.o aniversario de operaciones de la estación espacial, los tripulantes de la Expedición 70 revelaron que encontraron los tomates perdidos, comentando jocosamente que Rubio no se había comido los tomates como ellos sospechaban. A pesar de que había pasado casi un año desde su desaparición inicial, los tomates fueron hallados en una bolsa de plástico, deshidratados y ligeramente aplastados. Aparte de una ligera decoloración, no tenían crecimiento microbiano o fúngico visible.

Durante su estadía de 371 días a bordo de la estación —una permanencia récord para astronautas de Estados Unidos—, Rubio también llevó a cabo otro “fructífero” experimento para el estudio VEG-05, el cual ayuda a abordar la necesidad de un sistema continuo de producción de alimentos frescos en el espacio. Este experimento utilizó la instalación “Veggie” de la estación espacial para cultivar tomates enanos, centrándose en el impacto de la calidad de la luz y los fertilizantes en la producción de las frutas, la seguridad alimentaria microbiana, su valor nutricional y la aceptabilidad de su sabor por parte de la tripulación.

Si bien las muestras de los tomates rebeldes encontrados en el experimento XROOTS no regresarán a la Tierra para su análisis, ya que fueron desechados, la investigación de vegetales a bordo de la estación espacial continúa con el experimento Hábitat de Plantas 03, el cual regresará a la Tierra durante el próximo amerizaje de la 29.a misión comercial de reabastecimiento de SpaceX. Hábitat de Plantas 03 es una de las primeras investigaciones multigeneracionales de plantas a bordo de la estación espacial que podría ayudar a los investigadores a evaluar si las adaptaciones genéticas en una generación de plantas cultivadas en el espacio pueden transferirse a la siguiente. Los resultados de este estudio ayudarían a identificar elementos genéticos que aumentarían la adaptabilidad de las plantas a los vuelos espaciales, proporcionando información sobre cómo cultivar generaciones repetidas de cosechas para proporcionar alimentos y otros servicios en futuras misiones espaciales.

Los beneficios del cultivo de plantas en el espacio no se detienen ahí: los astronautas informan que el tiempo dedicado a la jardinería tiene beneficios psicológicos, lo que aumenta su calidad de vida en el espacio y levanta su moral. Las investigaciones a bordo de la estación espacial están permitiendo avances en la tecnología y el conocimiento científico necesarios para cultivar con éxito plantas en el espacio y ayudar a los humanos a ampliar los límites de los viajes espaciales. Este trabajo también contribuye con los esfuerzos para mejorar el cultivo de plantas para la alimentación y otros usos importantes en la Tierra.

Lee más sobre las investigaciónes en las que trabajó Frank Rubio durante su misión de un año en la estación espacial:

Ciencia destacada del año en el espacio del astronauta Frank Rubio – NASA

source

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *