Pierolapithecus catalaunicus: Pau muestra su verdadera cara

Pau

Un equipo internacional liderado por personal investigador del American Museum of Natural History (AMNH) y el Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) ha elaborado un modelo virtual 3D de la cara del homínido del Mioceno Pierolapithecus catalaunicus, popularmente conocido como ‘Pau’. Mediante tomografía computarizada se ha corregido la deformación debida al proceso de fosilización. La investigación, publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences, apoya la hipótesis de que Pierolapithecus es un homínido basal, de forma y tamaño similar al último ancestro común de los humanos y los grandes antropomorfos.

El 4 de diciembre de 2002 aparecieron los primeros restos de un primate fósil en el Vertedero de Can Mata, en Els Hostalets de Pierola (Cataluña, España), a raíz de unas obras relacionadas con la ampliación del vertedero. En días y campañas posteriores de excavación se recuperaron hasta 83 restos de un individuo adulto que, después de meses de estudio, acabó permitiendo describir un nuevo género y especie: Pierolapithecus catalaunicus. La investigación fue publicada en 2004 en la revista Science y tuvo una gran repercusión internacional. El ejemplar se bautizó con el nombre popular de ‘Pau’.

Desde entonces, los restos de Pau han dado lugar a muchas otras publicaciones en prestigiosas revistas científicas que lo han consolidado como una especie clave para estudiar la evolución de los hominoideos, el grupo de simios que incluye a los seres humanos y nuestros parientes actuales más cercanos, los antropomorfos (gibones, orangutanes, gorilas y chimpancés). Uno de los aspectos más destacados es su diseño corporal ortógrado (con el tronco erecto), una característica que precedió a las adaptaciones suspensoras de los homínidos. Pau podía trepar verticalmente por los troncos y probablemente desplazarse de forma cuadrúpeda por encima de las ramas, pero no se podría suspender de ellas tal y como hacen otros antropomorfos, como los orangutanes o los gibones.

 

Sin embargo, Pau también ha sido objeto de debate científico en todo este tiempo. Parte de este debate es inherente a la paleontología; sólo se recupera una pequeñísima parte de los organismos extintos y, a partir de ahí, se hacen inferencias de cómo eran los hábitats y las especies que vivieron en el pasado en nuestro planeta. Por otra parte, los especímenes que se recuperan a menudo son incompletos o se han deformado durante el proceso de fosilización y esto da pie a diferentes interpretaciones de determinadas características morfológicas. Y en el caso de Pau, aunque la cara está extremadamente completa también está deformada debido al proceso de fosilización.

Con el objetivo de recuperar el aspecto original del cráneo de Pau antes del proceso de fosilización, un equipo de investigación internacional ha realizado un escaneo de tomografía computarizada para obtener un modelo 3D que ha permitido corregir esta deformación virtualmente. «El objetivo de esta investigación no pretendía sólo saber cuál era la morfología real de la cara de Pierolapithecus sino comprender mejor las afinidades de sus rasgos faciales y reconstruir la historia evolutiva de la cara de los homínidos utilizando aproximaciones morfométricas comparativas de última generación», explica Sergio Almécija, investigador del American Museum of Natural History (AMNH) y asociado al Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP).

Los resultados apoyan la hipótesis de que Pierolapithecus es un homínido basal, tal y como se concluyó en la descripción original. «La forma de la cara es diferente a la de los orangutanes, gorilas y chimpancés actuales, pero pensamos que su tamaño y morfología corporal es bastante parecida al del último ancestro común de los grandes antropomorfos y los humanos», comenta Almécija , que también es el autor senior que lidera el artículo. El artículo apoya la posibilidad de que los hilobátidos, el grupo que incluye los gibones y los siamangs y que son de menor tamaño que los homínidos actuales, deriven secundariamente de un ancestro más grande.

Paco Gil
Divulgador | admin@pacogil.me | Web | + posts

Homo Sapiens interesado por la Ciencia y la Tecnología

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

close

¿Te ha gustado este blog? Por favor, corre la voz :)