Desechos Espaciales: Un peligro nuevo e inesperado

Space debris around Earth pillars
Desechos Espaciales: Un peligro nuevo e inesperado

Los satélites en órbita sustentan nuestras vidas
modernas. Se utilizan en muchas áreas y disciplinas, incluidas las ciencias
espaciales, la observación de la Tierra, la meteorología, la investigación
climática, las telecomunicaciones, la navegación y la exploración espacial
humana. Ofrecen una perspectiva única, un recurso para recopilar datos
científicos, oportunidades comerciales y diversas aplicaciones y servicios
esenciales, que conducen a posibilidades inigualables para la investigación y
la explotación.

Sin embargo, en las últimas décadas, con el aumento de
las actividades espaciales, ha comenzado a surgir un peligro nuevo e
inesperado: los desechos espaciales.

En más de 60 años de actividades espaciales, más de 6.050
lanzamientos han dado lugar a unos 56.450 objetos rastreados en órbita, de los
cuales unos 28.160 permanecen en el espacio. Esta gran cantidad de hardware
espacial tiene una masa total de más de 9.300 toneladas.

Con el tiempo, el entorno espacial hostil puede reducir
la integridad mecánica de las partes externas e internas, lo que lleva a fugas
y / o mezcla de componentes de combustible, lo que podría desencadenar la
autoignición. La explosión resultante puede destruir el objeto y extender su
masa a través de numerosos fragmentos con un amplio espectro de masas y
velocidades impartidas.

Remolinos de fragmentos de esfuerzos espaciales pasados
están atrapados en órbita alrededor de la Tierra, amenazando nuestro futuro en
el espacio. Con el tiempo, el número, la masa y el área de estos objetos de
desechos crecen constantemente, lo que aumenta el riesgo para los satélites en
funcionamiento.

Ahora existen directrices y normas internacionales que
dejan claro cómo podemos alcanzar un uso sostenible del espacio:

Diseñar cohetes y naves espaciales para minimizar la
cantidad de material que se desprende durante el lanzamiento y la operación,
debido a las duras condiciones del espacio.

Prevenir explosiones liberando energía almacenada,
«pasivando» naves espaciales una vez al final de su vida útil.

Mover las misiones desaparecidas fuera de la forma de
trabajar los satélites, ya sea desorbitándolos o moviéndolos a una «órbita
cementerio».

Prevenir choques en el espacio mediante una cuidadosa
elección de órbitas y mediante la realización de «maniobras para evitar
colisiones».

Muchas agencias espaciales, empresas privadas y otros
actores espaciales están cambiando su comportamiento para adherirse a estas
directrices, pero ¿es esto suficiente?

El análisis sistemático de los comportamientos cambiantes
en el espacio, cuando se trata de la adopción de medidas de reducción de
desechos, proporciona razones para ser cautelosamente optimistas, este no era
el caso hace una década.

Si se adopta rápidamente, la inversión sostenida en
nuevas tecnologías para pasivar y eliminar las misiones permitirá a nuestro
entorno hacer frente al continuo aumento del tráfico espacial y a las
operaciones cada vez más complejas.

Debemos pensar en el entorno espacial como un recurso
natural compartido y limitado. La creación continua de desechos espaciales
conducirá al síndrome de Kessler, cuando la densidad de objetos en órbita
terrestre baja es lo suficientemente alta como para que las colisiones entre
objetos y desechos creen un efecto cascada, cada choque genera desechos que
luego aumenta la probabilidad de nuevas colisiones. En este punto, ciertas
órbitas alrededor de la Tierra se volverán completamente inhóspitas.

Si no cambiamos significativamente la forma en que usamos
el lanzamiento, vuelo y eliminación de objetos espaciales, una
«extrapolación» de nuestro comportamiento actual hacia el futuro
muestra cómo podría aumentar el número de colisiones catastróficas en el
espacio.

Otro paso necesario es comenzar a limpiar activamente el
entorno espacial, primero eliminando los objetos de escombros existentes y más
grandes de las regiones ocupadas antes de que puedan romperse en escombros que
amenazan a las naves espaciales incluso décadas después.

En cuanto a los costos de los desechos espaciales se
afirma que las medidas de protección y mitigación de los desechos espaciales ya
son costosas para los operadores de satélites, pero los principales riesgos y
costos se encuentran en el futuro, si la generación de desechos se sale de
control y hace que ciertas órbitas sean inutilizables para las actividades
humanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *