Las olas de calor son más intensas y frecuentes por el cambio climático

La NASA sobre la ola de calor No es ninguna sorpresa y va a continuar
Una mujer se protege con un abanico del sol en Valencia. EFE/ Ana Escobar

Las olas de calor que se están registrando en distintos países del mundo no son ninguna sorpresa y van a continuar a menos que cese el envío de gases con efecto invernadero a la atmósfera.

El fenómeno meteorológico de El Niño no justifica por sí solo las olas actuales. Estamos viendo un calor generalizado prácticamente en todas partes, sobre todo en los océanos, donde durante meses hemos visto temperaturas récord en la superficie marina, incluso fuera de los trópicos, y seguramente continuará.

Los problemas con las temperaturas de los océanos es que no se quedan en el océano: afectan a todas partes. Los aumentos en las temperaturas de los océanos provocan más fenómenos meteorológicos extremos y lluvias torrenciales en las zonas costeras.

La OMS prepara un sistema de alerta temprana por olas de calor

Con la cooperación de Organización Meteorológica Mundial (OMM), la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene previsto poner en marcha un sistema de alerta para los grupos de personas que puedan correr más riesgos frente a las olas de calor.

Según los expertos, las olas de calor están entre las amenazas climáticas más letales. Se estima que el verano pasado los episodios de temperaturas extremas provocaron 60.000 muertes adicionales solo en Europa.

En 2022, la mortalidad en exceso provocada en nuestro continente por las olas de calor sucesivas se registró principalmente en países del sur continental: España, Italia, Grecia y Portugal.

El récord de temperatura para Europa, fue registrado el 1 de agosto de 2022 en Sicilia (Italia): 48,8 grados Celsius.

Un niño se refresca en una fuente del Parc Central en Valencia. EFE/ Biel Aliño

Las temperaturas nocturnas altas son peligrosas para la salud humana

El hemisferio norte sufre actualmente seis veces más olas de calor que en los años ochenta y en lugares donde se superan los 45 grados las temperaturas pueden permanecer en los 40 grados durante la noche, lo que es más peligroso para la salud que la temperatura diurna, indican especialistas de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Las temperaturas nocturnas altas son particularmente peligrosas para la salud humana porque el cuerpo es incapaz de recuperarse del calor permanente, lo que lleva a un aumento de ataques al corazón y a muertes.

El impacto de El Niño en Europa se suele sentir más claramente a través de la cuenca del Mediterráneo y entre los cambios que pueden esperarse es que las olas de calor llegarán cada vez más pronto, es decir durante la primavera en el hemisferio norte.

La mayoría de muertes relacionadas con esta situación no ocurren por ataques al corazón, sino por el impacto en personas con enfermedades preexistentes. El calor extremo puede empeorar los problemas cardiovasculares y respiratorios.

El sol se oculta tras un día caluroso. EFE/ Javier Belver


Un calor sin precedentes

Un calor extremo sin precedentes y la sequía generalizada marcaron el clima europeo en 2022, según el informe anual del Servicio de Cambio Climático del sistema satelital Copernicus, que advierte de que los fenómenos extremos son cada vez más frecuentes e intensos.

En 2022, Europa vivió el segundo año más cálido y el verano más caluroso desde que hay registros, con olas de calor intensas y prolongadas en gran parte del continente, en especial la zona sur, que soportó el mayor número de días de «estrés térmico muy fuerte» jamás registrado.

En especial, preocupa el Ártico, cuyo clima está experimentando cambios drásticos y cuyas temperaturas aumentan mucho más rápido que en la mayor parte del resto del planeta, con 3 °C más que la media de la era preindustrial, frente al calentamiento global de 1,2 °C.

El pasado año fue el sexto año más cálido registrado en el Ártico en su conjunto, y el cuarto año más cálido en las zonas terrestres. Una de las regiones más afectadas, fue el archipiélago de Svalbard, que vivió su verano más cálido, con temperaturas que en algunas zonas superaron en 2,5 °C la media.

Groenlandia también experimentó condiciones climáticas extremas, como un calor excepcional y lluvias en septiembre, en lugar de nieve. Las temperaturas medias del mes fueron hasta 8 °C superiores a la media y la isla vivió tres olas de calor.

El Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S) pone de manifiesto los alarmantes cambios del clima, tras el verano más caluroso jamás registrado en Europa, olas de calor marinas sin precedentes en el Mediterráneo y temperaturas récord en Groenlandia.

Paco Gil
Divulgador | admin@pacogil.me | Web | + posts

Homo Sapiens interesado por la Ciencia y la Tecnología

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *