Cerca de dos millones de objetos para estudiar la energía oscura

desi
El Instrumento Espectroscópico de Energía Oscura (DESI) está situado sobre el telescopio Mayall del Observatorio Nacional de Kitt Peak en Arizona (EE UU). / Marilyn Sargent/Berkeley Lab

Miles de galaxias, cuásares y estrellas se encuentran en la primera remesa de datos del Instrumento Espectroscópico de Energía Oscura (DESI), un proyecto internacional en el que participan varios centros españoles. La nueva información ayudará a estudiar la expansión del universo con un detalle sin precedentes.

El Universo es grande y continúa creciendo. Para estudiar la energía oscura, esa misteriosa fuerza detrás de la expansión acelerada del Universo, los científicos han comenzado a utilizar el Instrumento Espectroscópico de Energía Oscura (DESI, por sus siglas en inglés), que cartografiará más de 40 millones de galaxias, cuásares y estrellas desde el telescopio Mayall, instalado en el Observatorio Kitt Peak en Arizona (Estados Unidos). La colaboración de este proyecto, en el que participa el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), ha hecho público su primer paquete de datos, que recoge casi 2 millones de objetos para su posterior análisis.

El conjunto de datos abarca 80 terabytes fruto de más de 2.400 exposiciones obtenidas a lo largo de seis meses durante la fase de «validación del proyecto» en 2020 y 2021. En este periodo, comprendido entre la puesta en marcha del instrumento y el inicio de las operaciones científicas oficiales, los investigadores se aseguraron de que el programa de observaciones se ajusta a los objetivos científicos del proyecto, comprobando cuánto tiempo se tardaba en observar galaxias de diferente brillo y validando la selección de objetos a observar.

«El hecho de que DESI funcione tan bien, y que la cantidad de datos de calidad que tomó durante la fase de validación sea comparable a la totalidad de los datos de proyectos precedentes, es un logro monumental», afirma Nathalie Palanque-Delabrouille, una de las portavoces de DESI y científica del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley (Berkeley Lab) del Departamento de Energía de EEUU, que gestiona el experimento.

DESI utiliza 5.000 posicionadores robóticos para mover las fibras ópticas que captan la luz de objetos astronómicos. Se trata del espectrógrafo multiobjeto más potente del mundo, capaz de medir la luz de más de 100.000 galaxias en una noche. Esa luz indica a los investigadores la distancia a la que se encuentra cada galaxia, lo que permite construir un mapa cósmico en 3D.

Paco Gil
Divulgador | admin@pacogil.me | Web | + posts

Homo Sapiens interesado por la Ciencia y la Tecnología

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *