Los hadrosáuridos vivieron en la zona subantártica en el Cretácico superior

Nuevos fosiles revelan que los hadrosauridos habria vivido en la zona subantartica en el Cretacico superior
Reconstrucción de un 'Gonkoken nanoi', una forma primitiva de los hadrosaurios. / Gabriel Díaz Yantén

El hallazgo revela que la Patagonia chilena fue un refugio para formas primitivas de los dinosaurios con ‘pico de pato’, que habrían llegado desde Norteamérica al hemisferio sur antes que las más evolucionadas. La investigación, liderada por científicos de la Red Paleontológica de la Universidad de Chile, permitió reconstruir el esqueleto de este tesoro evolutivo, llamado Gonkoken nanoi.

El descubrimiento de una nueva especie de dinosaurio pone en tela de juicio la teoría de que los hadrosáuridos ‘pico de pato’ dominaron el Cretácico superior. Los científicos sugieren que este hallazgo podría demostrar que hubo un dinosaurio pico de pato transicional que se instaló en la zona subantártica de la actual Sudamérica antes de la llegada de sus familiares más avanzados.

Gonkoken nanoi es el nombre de este dinosaurio herbívoro en el que se centra un estudio que se publica en la revista Science Advances. Se trata de un animal que vivió hace 72 millones de años en el extremo sur de Chile y se le asocia a un linaje ancestral de hadrosaurios del que no había registro en todo el hemisferio sur. Los investigadores estiman que sus dimensiones oscilaban de los 3,5 a los 4 metros de largo y que podría haber alcanzado hasta una tonelada de peso.

“Los hadrosáuridos fueron los dinosaurios de mayor distribución en el mundo y como tales fueron capaces de vivir en una diversidad de ambientes”, explica a SINC Jhonatan Alarcón, de la Red Paleontológica de la Universidad de Chile y primer autor del estudio. “No existe evidencia confiable de que estos animales hayan alcanzado las regiones del extremo austral en las que vivió Gonkoken, el cual era una forma más primitiva que esta especie”.

Por tanto, “el hallazgo prescribe una reinterpretación del registro de fósiles parciales de pico de pato hallados en el sur de la Patagonia y la Antártida. Ya no se puede suponer a priori que los restos de estas regiones pertenezcan a hadrosáuridos”, según se lee en la presentación del artículo que firman los autores.

Gonkoken posee una mezcla de características primitivas y avanzadas; es decir, es un dinosaurio transicional o eslabón evolutivo hacia las formas desarrolladas”, destaca, por su parte, Alexander Vargas, director de la Red Paleontológica de la Universidad de Chile y uno de los autores del estudio. “Este animal es entre 6 y 12 metros más pequeño que los dinosaurios pico de pato avanzados, tenía menos filas de dientes en sus mandíbulas, y los premaxilares en el hocico superior que dan forma a su característico ‘pico de pato’ eran más simples, sin agujeros o depresiones accesorias”.

El paleontólogo también describe el Gonkoken como esbelto, con la capacidad para “adoptar fácilmente una postura tanto bípeda como cuadrúpeda para alcanzar la vegetación en altura y a ras de suelo. Además, poseían un comportamiento social y cuidaban de sus crías”.

Reconstrucción de un esqueleto de Gonkoken nanoi. / Francisco Hueichaleo

El nombre del recién descubierto dinosaurio tiene su origen en la lengua aónikenk (tehuelche del sur), un pueblo nativo que habitó esta zona hasta finales del siglo XIX. “Como todos los hadrosaurios conocidos, el Gonkoken nanoi poseían un pico similar al de un pato, por lo que quisimos que su nombre aludiera a esa característica”, señala Alarcón.

Para bautizarlos, los investigadores juntaron las palabras ‘gon’ (parecido a) y ‘koken’ (pato salvaje o cisne). De este modo, Gonkoken significa ‘parecido al pato o cisne silvestre’. “En cuanto al término ‘nanoi’, se utilizó para reconocer a Mario ‘Nano’ Ulloa, quien fue de gran apoyo logístico en los primeros descubrimientos de animales y plantas fósiles en esta zona», indica el investigador principal.

La expedición paleontológica durante la que tuvo lugar el descubrimiento se desarrolló en el valle del río Las Chinas, una zona cercana a las Torres del Paine (en la Patagonia chilena) que ha sido epicentro de importantes desenterramientos de fósiles en los últimos años. En 2013, el Instituto Antártico Chileno (INACH) había descubierto fragmentos de huesos amarillentos en el fondo de una ladera en esta zona, lo que inauguró una década de trabajo que ha culminado con la identificación de una nueva especie de dinosaurio y la reconstrucción digital de su esqueleto.

Un tesoro evolutivo

“Los Hadrosauridae fueron los dinosaurios herbívoros más diversos y extendidos globalmente hacia el final de su era”, en palabras de Alarcón. “Se originaron en el hemisferio norte (probablemente en Norteamérica), pero también llegaron a África y Sudamérica, atravesando barreras marinas que detuvieron a la mayoría de los organismos terrestres”.

Los individuos más evolucionados desplazaron a otros herbívoros, incluyendo linajes más antiguos del mismo grupo. “Esto ha llevado a sugerir que los dinosaurios con pico de pato avanzados probablemente superaron a otros animales en la competencia por las fuentes de alimentación”, declara el primer autor del artículo.

Lo inesperado del Gonkoken es que corresponde a una versión anterior de los hadrosaurios descritos hasta ahora en Sudamérica. De acuerdo con los estudios filogenéticos y biogeográficos desarrollados por el equipo, la hipótesis más plausible es que el animal proceda de formas transicionales originarias de Norteamérica, que habrían sobrevivido en el extremo austral hasta el momento de la extinción masiva, ocurrida hace 66 millones de años.

dispersion

La llegada del animal transicional al hemisferio sur del continente americano pudo producirse antes que la de formas más avanzadas. Según Alarcón, “esta ventaja temporal les permitió alcanzar tierras más lejanas a las cuales los hadrosáuridos más evolucionados no llegaron antes de su extinción. En ausencia de estos competidores, las especies transicionales sobrevivieron como relictos en estas regiones australes”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *