Detectan signos tempranos de El Niño

e PIA25776a ENSO kelvin wave still FINAL 16.width 1320
Los datos del nivel del mar del satélite Sentinel-6 Michael Freilich. Crédito: NASA/JPL-Caltech

Los datos más recientes del nivel del mar del satélite estadounidense-europeo Sentinel-6 Michael Freilich indican signos tempranos de un desarrollo de El Niño a través del Océano Pacífico ecuatorial. Los datos muestran que las olas Kelvin, que tienen aproximadamente de 2 a 4 pulgadas (5 a 10 centímetros) de altura en la superficie del océano y cientos de millas de ancho, se mueven de oeste a este a lo largo del ecuador hacia la costa oeste de América del Sur.

Cuando se forman en el ecuador, las olas Kelvin traen agua caliente, que se asocia con niveles más altos del mar, desde el Pacífico occidental hasta el Pacífico oriental. Una serie de ondas Kelvin que comienzan en primavera es un precursor bien conocido de El Niño, un fenómeno climático periódico que puede afectar los patrones climáticos en todo el mundo. Se caracteriza por niveles del mar más altos y temperaturas oceánicas más cálidas que el promedio a lo largo de las costas occidentales de las Américas.


El agua se expande a medida que se calienta, por lo que los niveles del mar tienden a ser más altos en lugares con agua más cálida. El Niño también se asocia con un debilitamiento de los vientos alisios. La condición puede traer condiciones más frías y húmedas al suroeste de los Estados Unidos y sequía a países del Pacífico occidental, como Indonesia y Australia.

Los datos del satélite Sentinel-6 Michael Freilich que se muestran aquí cubren el período comprendido entre principios de marzo y finales de abril de 2023. Para el 24 de abril, las olas Kelvin habían acumulado agua más cálida y niveles de mar más altos (mostrados en rojo y blanco) frente a las costas de Perú, Ecuador y Colombia. Satélites como Sentinel-6 Michael Freilich pueden detectar ondas Kelvin con un altímetro de radar, que utiliza señales de microondas para medir la altura de la superficie del océano. Cuando un altímetro pasa sobre áreas que son más cálidas que otras, los datos mostrarán niveles del mar más altos.


«Estaremos observando este El Niño como un halcón», dijo Josh Willis, científico del proyecto Sentinel-6 Michael Freilich en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California. «Si es grande, el mundo verá un calentamiento récord, pero aquí en el suroeste de los Estados Unidos podríamos estar viendo otro invierno húmedo, justo después del remojo que obtuvimos el invierno pasado».

Tanto la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA) como la Organización Meteorológica Mundial han informado recientemente de mayores posibilidades de que El Niño se desarrolle para fines del verano. El monitoreo continuo de las condiciones oceánicas en el Pacífico por instrumentos y satélites como Sentinel-6 Michael Freilich debería ayudar a aclarar en los próximos meses cuán fuerte podría llegar a ser.

«Cuando medimos el nivel del mar desde el espacio usando altímetros satelitales, sabemos no solo la forma y la altura del agua, sino también su movimiento, como Kelvin y otras olas», dijo Nadya Vinogradova Shiffer, científica del programa de la NASA y gerente de Sentinel-6 Michael Freilich en Washington. «Las olas del océano derraman calor alrededor del planeta, trayendo calor y humedad a nuestras costas y cambiando nuestro clima«.


Paco Gil
Divulgador | admin@pacogil.me | Web | + posts

Homo Sapiens interesado por la Ciencia y la Tecnología

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *