Nuevo modelo de la Tierra Bola de Nieve con existencia de aguas abiertas en los océanos

Algunos organismos complejos lograron sobrevivir durante la glaciacion Marinoana
Nuevo modelo de la Tierra Bola de Nieve con existencia de aguas abiertas en los océanos de baja y media latitud. / Huyue Song

Los entornos marinos habitables para las primeras formas de vida compleja podrían haber sido más extensos de lo que se pensaba durante la glaciación Marinoana, hace entre  654 y 635 millones de años, según un artículo publicado en la revista Nature Communications.

Los hallazgos sugieren que las condiciones de habitabilidad en mar abierto podrían haber persistido incluso hasta las latitudes medias durante la «Tierra bola de nieve», cuando los continentes y parte de los océanos de la Tierra habrían quedado cubiertos por una gruesa capa de hielo. 

De acuerdo con los investigadores, esta época de congelación habría sido más bien algo así como una “Tierra bola de granizo”, de modo que algunos organismos pudieron sobrevivir en determinados lugares.

Acerca de cómo pudo sobrevivir la vida compleja durante la glaciación de la Tierra bola de nieve Marinoana ha sido un tema muy debatido. Se cree que existieron refugios oceánicos que permitieron a los organismos marinos sobrevivir durante este evento. Sin embargo, aún no se conocen bien las condiciones ambientales que permitieron esa supervivencia.

El equipo liderado por Huyue Song, de la Universidad de Geociencias de Wuhan (China), analizó la composición geoquímica de sedimentos ricos en fósiles de la Formación Nantuo, en el sur de China, datados de 654 a 635 millones de años atrás, hacia finales del período Criogénico. Los científicos encontraron fósiles parecidos a algas fotosintetizadoras que vivían en el fondo marino.

Además, la presencia de hierro les indicó que las aguas profundas estaban poco oxigenadas, pero el proceso aeróbico del nitrógeno se producía probablemente en las aguas superficiales oxigenadas. Durante la última glaciación de la Tierra bola de nieve, estos sedimentos se depositaron de 30 a 40 grados al norte, bastante más al norte de lo que cabría esperar en un océano no congelado.

Los autores sugieren que estos yacimientos oceánicos de latitudes medias sirvieron de refugio a organismos complejos que sobrevivieron a periodos de congelación casi global, permitiendo la persistencia de la vida hasta que las condiciones se hicieron más favorables.



Paco Gil
Divulgador | admin@pacogil.me | Web | + posts

Homo Sapiens interesado por la Ciencia y la Tecnología

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *