El estallido de rayos gamma más brillante jamás visto

GRB WFC3IR mstr crop FINAL circled 1080
La Cámara de Campo Amplio 3 del Telescopio Espacial Hubble reveló el resplandor infrarrojo (en círculo) del BOAT GRB y su galaxia anfitriona, visto casi de canto como una astilla de luz que se extiende hacia la parte superior derecha de la explosión. Crédito: NASA, ESA, CSA, STScI, A. Levan (Universidad de Radboud); Procesamiento de imágenes: Gladys Kober

El martes 28 de marzo de 2023, los astrónomos reunidos en la reunión de la División de Astrofísica de Alta Energía de la Sociedad Astronómica Americana en Waikoloa, Hawai, presentaron nuevos hallazgos sobre el BOAT, el estallido de rayos gamma más brillante de todos los tiempos que estalló en octubre de 2022.

Los estallidos de rayos gamma son la clase más poderosa de explosiones en el universo. El BOAT activó detectores en numerosas naves espaciales, y observatorios de todo el mundo hicieron un seguimiento. Las observaciones de la explosión abarcan todo el espectro, desde ondas de radio hasta rayos gamma, e incluyen datos de muchas misiones de la NASA y asociadas, incluido el telescopio de rayos X NICER en la Estación Espacial Internacional, el observatorio NuSTAR de la NASA e incluso la Voyager 1 en el espacio interestelar.

La señal de GRB 221009A había estado viajando durante aproximadamente 1.9 millones de años antes de llegar a la Tierra, lo que la convierte en una de las GRB «largas» más cercanas conocidas, cuya emisión inicial o inmediata dura más de dos segundos. Los astrónomos creen que estas explosiones representan los gritos de nacimiento de los agujeros negros que se formaron cuando los núcleos de estrellas masivas colapsaron bajo su propio peso. A medida que ingiere rápidamente la materia circundante, el agujero negro lanza chorros en direcciones opuestas que contienen partículas aceleradas a cerca de la velocidad de la luz. Estos chorros atraviesan la estrella, emitiendo rayos X y rayos gamma a medida que fluyen hacia el espacio.




Los telescopios espaciales James Webb y Hubble de la NASA buscaron la supernova que generalmente se encuentra después de largas ráfagas, hasta ahora en vano. Las observaciones continuarán, pero los astrónomos dicen que es posible que toda la estrella haya sido tragada por el agujero negro en lugar de explotar.

La explosión es uno de los GRB largos más cercanos. Los chorros en sí no eran inusualmente potentes, pero eran excepcionalmente estrechos, al igual que el ajuste de chorro de una manguera de jardín, y uno apuntaba directamente hacia nosotros. 

La explosión también permitió a los astrónomos sondear nubes de polvo distantes en nuestra propia galaxia. A medida que los rayos X viajaban hacia nosotros, algunos de ellos se reflejaban en las capas de polvo, creando «ecos de luz» extendidos de la explosión inicial en forma de anillos de rayos X que se expandían desde la ubicación del estallido. El telescopio de rayos X en el Observatorio Neil Gehrels Swift de la NASA descubrió la presencia de una serie de ecos. El seguimiento detallado del telescopio XMM-Newton de la ESA (Agencia Espacial Europea), junto con los datos de Swift, reveló que estos extraordinarios anillos fueron producidos por 21 nubes de polvo distintas.

Los astrónomos pueden estudiar el resplandor de este asombroso GRB en los próximos años.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *