Un cráneo de Neandertal de 60.000 años de antigüedad

Hallan fosiles de un craneo de Neandertal en Cataluna
Hallan fosiles de un craneo de Neandertal en Cataluna

La excavación en el nivel Rb del yacimiento del Abric Romaní de Capellades (Anoia, Cataluña), en el que trabajan investigadores de la Universidad Rovira y Virgili (URV) de Tarragona y el Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES-CERCA), ha sorprendido a los científicos con un hallazgo excepcional. Se trata de los restos parciales de un cráneo de Neandertal de 60.000 años de antigüedad.

En más de 40 años de investigación continuada en el yacimiento, nunca antes se habían encontrado restos humanos neandertales. Uno de los objetivos de esta campaña era terminar con la excavación en el nivel R, que corresponde a un campamento neandertal de 60.000 años de antigüedad especializado en la caza de ciervos y, de este modo, empezar un nuevo nivel, el S. 

El pasado 19 de agosto se recuperaron una serie de restos óseos recubiertos. Tras ser limpiados y analizados por varios especialistas, se determinó que correspondían a un cráneo parcial de neandertal. Concretamente, parte de los huesos parietaltemporal y cigomático. A continuación, los fósiles han sido restaurados para poder ser estudiados.

El yacimiento del Abric Romani de Capellades

Además, actualmente, los científicos están tomando muestras geológicas de los hogares asociados a los restos. «También será muy importante el análisis de las piezas recuperadas de industria lítica y de los restos faunísticos hallados junto con los humanos. La determinación de las especies fósiles de vertebrados proporcionará a los investigadores una imagen muy precisa de las condiciones climáticas y del ecosistema en el que vivieron estas comunidades neandertales en Cataluña», apunta un comunicado del IPHES.

Un yacimiento único

Durante estos más de 40 años, se ha excavado una superficie de 300 m2 con múltiples capas y niveles arqueológicos, llegando a rebajar la superficie hasta 12 metros de profundidad. De esta forma se han recuperado miles de restos de animales y herramientas de piedra, así como cientos de hogares y negativos de madera en un estado de conservación excepcional.

La diversidad, singularidad y excelente conservación de los restos distribuidos en todo el espacio del sitio arqueológico convierten a el Abric Romaní en un importante yacimiento para entender el comportamiento social y cultural de los Neandertales.

SINC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *